Ed Wood

(Ed Wood), 1994

Director: Tim Burton;
Guión: Scott Alexander & Larry Karaszewski, según “Nightmare of Ecstasy”, escrito por Rudolph Grey.
Fotografía: Stefan Czapsky, blanco y negro;
Música: Howard Shore;
Producción: Touchstone Pictures;
Intérpretes: Johnny Depp, Martin Landau, Sarah Jessica Parker, Patricia Arquette, Bill Murray, Jeffrey Jones, Lisa Marie, George “The Animal” Steele, Vincent D´Onofrio.

EE.UU., 125 minutos

2 Oscar (Actor Secundario , Maquillaje)

“- Estoy orgulloso. La escribí, la dirigí, y actué en ella.

Como Orson Welles en Ciudadano Kane

-Sí, pero él no se ponía jerseys de angora”

Recién estrenada Sweeney Todd. El barbero diabólico de la calle Fleet, parece el momento de volver nuestra mirada a la obra de uno de los grandes cineastas aparecidos a finales del siglo XX, Tim Burton. Enfant terrible del nuevo Hollywood, director de culto, edwood342.jpges venerado por legiones de seguidores por su personalísima visión del cine, medio que ha utilizado para volcar todas sus inquietudes, extrañas y morbosas, pero siempre desde una postura poética y, en ocasiones bellísimas, en un universo propio donde domina la muerte, el amor, lo extraño, todo aquello que se aparta de lo cotidiano. No dejó a nadie indiferente con sus dos primeros cortometrajes, Vincent y Frankenweenie, revisitación el primero de las viejas películas de Vincent Price sobre Edgar Allan Poe, y el segundo sobre el mito de Frankenstein, siempre bajo la perspectiva de niños “especiales”, muy parecidos al propio Burton. Sus dos primeros filmes, y especialmente el segundo, ya dejaron constancia de un estilo propio: La gran aventura de Pee Wee (Pee Wee´s big adventure, 1985), y Bitelchús (Beatlejuice, 1988). Su gusto por lo oscuro, lo tenebroso, y lo gótico hacían de él el mejor candidato para dirigir la adaptación cinematográfica de Batman (1989), así como su primera secuela, Batman vuelve (1992), todavía hoy las mejores de la serie por su atmósfera gótica y su particular sentido del humor. Entre ellas dirigió su primera obra maestra, Eduardo Manostijeras (Edward Scissorhands, 1990), y quizá el paradigma de sus obsesiones. Después vendrían Pesadilla antes de Navidad (The nightmare before Christmas, 1993), maravillosa obra de animación, esta Ed Wood edwood34522.jpg(1994), el homenaje a las películas de marcianos de los 50 Mars Attacks! (1996), y la deliciosa Sleepy Hollow (1999). El nuevo milenio nos trae a un Burton más irregular, quizá excesivamente acomodado en los grandes estudios (pese a su condición de artista, que lo es, siempre ha gozado de un mayor o menor apoyo de la industria hollywoodiense), entregando bazofias como el remake de El planeta de los simios (Planet of apes, 2001), o la aburrida Charlie y la fábrica de chocolate (Charlie and the chocolate factory, 2005), pero también otra obra maestra, la bellísima Big Fish (2003), o las estupendas La novia cadáver (The corpse bride, 2005), de nuevo en la animación, y la mencionada Sweeney Todd (Sweeney Todd. The demon barber of Fleet Street, 2007), con la que ha estado nominado, por primera vez, al Globo de Oro (nunca lo ha estado al Oscar… cosas de la Academia).

No me tiembla el pulso al meter esta Ed Wood dentro de las que considero sus obras maestras, al lado de Eduardo Manostijeras, Pesadilla antes de Navidad, y Big Fish (junto con el corto Vincent). En un principio parece estar alejada del universo burtoniano, al tratarse del biopic de un director de cine de los años 50, Edward D. Wood, Junior, proclamado en 1980 “El Peor Director de Todos los Tiempos”. Ed Wood hizo un puñado de obras ciertamente infames, de serie Z, con cuatro duros, casi siempre filmes de terror (La novia del monstruo, 1955), o ciencia-ficción (Plan 9 del espacio exterior,1958), utilizando en ellas a Bela Lugosi, gran estrella del cine de terror de los 30, que en los años de Wood estaba acabado, sumido en la pobreza y en la drogadicción, aparte de esa rareza (cuyo visionado no es todo lo horrible que podría ser) que es Glen o Glenda (1953), su primer film y acaso el más decente, falso documental sobre el cambio de sexo de un hombre, para acabar dirigiendo baratas pelis porno. Sin embargo, lo que podría haber sido una típica biografía sobre el Hollywood de los 50, en manos de Burton se convierte en una más de sus aproximaciones a sus temas favoritos. La mayor parte de sus personajes (tanto cinematográficos como literarios; no os perdáis su libro de poemas “La melancólica muerte de Chico Ostra”) son seres marginales, diferentes, incapaces de desenvolverse en una sociedad fría y alienada, que acaban encerrándose en su propio mundo. Así son Vincent, Pee Wee, la Wynona Ryder de Bitelchús, Batman, Eduardo Manostijeras, Ichabod Crane, el protagonista de Big Fish, Willy Wonka… Y así es Ed Wood, un director que, sí, era patético, pero amaba el cine por encima de todo, y sólo pretendía hacer las películas que a él le gustaban, peliculitas sobre monstruos y extraterrestres, precisamente el cine favorito de Burton. Así, Ed Wood se convierte en uno de los filmes más personales de su director, plenamente identificado con Wood, tanto en su amor por el cine, como en su universo personal, o en la admiración hacia las grandes estrellas del cine de terror que marcaron su infancia. Y es que la relación entre Wood y Bela Lugosi parece sacada de la que tuvo Burton con su admirado Vincent Price, narrador de Vincent, y cuya última película fue, precisamente, Eduardo Manostijeras.

tn2_ed_wood_1.jpg

Todo en este film parece en estado de gracia, como los acertadísimos actores, todos conscientes de estar interpretando personajes ridículos pero entrañables, como la novia de Wood, Sarah Jessica Parker, su amigo gay que quiere marcharse a Méjico para hacerse mujer, interpretado por el gran Bill Murray, Jeffrey Jones como un adivino que se inventa sus predicciones, George “The Animal” Steele como Tor Johnson, el campeón de lucha libre que acabó interpretando varias películas de Wood. Menciones aparte, claro, para Johnny Depp, actor fetiche de Burton (17 años de colaboración, 6 películas), haciendo un trabajo excelente, y confirmando, tras su gran interpretación en Eduardo Manostijeras, el gran actor que siempre ha sido (aunque algunos parecen haberle descubierto ahora, a tenor de su Jack Sparrow), que logra que simpaticemos con este individuo patético, ridículo en ocasiones, que necesita ponerse ropa de mujer para relajarse (impagable la escena en la que aparece en el rodaje con su amado jersey de angora, o cuando ejecuta una danza del vientre vestido de bailarina), pero constante por cumplir sus sueños (aunque tenga que traicionar a su novia, vender el nombre de Lugosi, utilizando en realidad otro actor ¡que ni siquiera se le parece!, o robar el muñeco de un pulpo). Y Depp consigue que nos encariñemos de él ya desde su primera escena, cuando recita por lo bajo los diálogos de sus actores, entusiasmado, algo que hace mucho a lo largo del film, como su ya mítico grito de “¡A positivar!”. Aunque Depp fue ignorado por los premios, estos fueron más justos con Martin Landau, ganador del Oscar por su impresionante recreación del mito del terror Bela Lugosi, cuando ya no trabajaba y todo el mundo pensaba que estaba muerto. Una pena que el genial intérprete de Drácula (1931) acabara sus días filmando bazofias para Wood, y Landau realiza una recreación (acento húngaro y todo) impecable, llevándonos incluso a las lágrimas con ese actor decrépito, enfermo, morfinómano, enemigo acérrimo de Boris Karloff (“¡Karloff no merece ni oler mi mierda!”), pero siempre amante del cine. Estamos sin duda ante una de las más grandes interpretaciones que hayamos podido ver nunca, y seguro que se os pone los pelos de punta en más de una ocasión.

edwood2.jpg

En los apartados técnicos (donde, a modo de curiosidad, es la única ocasión de la filmografía de Burton en que la música no es del gran Danny Elfmann, parte indispensable de que el cine de Burton sea lo que es, sino de Howard Shore el cual, por otro lado, entrega una partitura muy divertida, cuyo tema principal se basa en el “theremin”, un aparato electrónico muy usado en el cine fantástico de los 50), brilla con luz propia la fotografía de Stefan Czapsky, en un bellísimo blanco y negro, que le sirve a Burton para recrear la atmósfera de la época, llena de luces y sombras, y entregar probablemente una de las mejores escenas de toda su filmografía: los contrapicados que muestran a Lugosi, llevado por el delirio de las drogas, amenazando a Wood con su pistola, mientras suena “La danza de los cisnes”. Es uno de los momentos más intensos y dramáticos de una película divertidísima, una comedia que basa gran parte de su humor en el patetismo y la simpatía de sus personajes (Lugosi probando un ataúd, y durmiendo como si fuera Drácula, la troupe de penosos actores que rodean a Wood), que cuenta una historia real, pero de una manera personal (el prólogo y el trávelling que le sigue, a través de fríos páramos y monstruos de todo tipo, a la altura de los trávellings de Batman, Eduardo Manostijeras, o Sweeney Todd), y desenfadada (los divertidos rótulos que explican el futuro de los personajes), sin atarse a las limitaciones típicas del cine biográfico, jugando mucho con hechos inventados, como el encuentro en un bar de Wood y Orson Welles, donde tienen una estupenda conversación sobre el cine, y la vida.

Precisamente quiero finalizar con la frase que le dice Welles a Wood, y que si le sirvió a éste de lema vital, también debería valernos a todos nosotros: “Merece la pena luchar por nuestros sueños. ¿Por qué pasarse la vida filmando los sueños de otros?”

  1. Ed. Wood fue considerado el peor director de todos los tiempos, claro, pero… es admirabLe!
    su constancia, su poder de convenciiento, su creatividad, su mirada positiva i actitud práctica no se encuentra en cualqier director de cine. Sus ideas eran medias locas i todo, no logró llegar a ser afamado ni obtener ganancias´……. es qe fue incomprendido! siii i la falta de presupuesto para producir sus peliculas, con actores venidos a menos influyeron bastante. igual es notable. :D

  2. Muy grande Ed Wood, puro cine con una estética realmente impresionante de blanco y negro. Es, sin lugar a la duda, de los grandes filmes de la historia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Miembros activos recientemente

Foto del perfil de Warclimb
Foto del perfil de Samsk
Foto del perfil de Iggykimi
Foto del perfil de Emirates73
Foto del perfil de Lainey
Foto del perfil de Seto
Foto del perfil de FancySilence
Foto del perfil de TedHot
Foto del perfil de fonte
Foto del perfil de SzaboESP

Quién está en línea

En este momento no hay usuarios online

Últimas actualizaciones

Hi, very nice website, cheers!
——————————————————

¿Como se hace un articulo en este foro?

ho,la

Estrenamos diseño! Por ahora todo va bien… excepto la sección de usuarios, voy a trabajar en ello para que se quede perfecto :D

Más artículos
Sonic el Erizo: de icono mundial a meme de la deepweb

¡Sorpresa! Esta web usa cookies. Puedes clickar en Aceptar o continuar navegando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar