Consigue contenido exclusivo en Patreon

Nuestras primeras impresiones de Sekiro: Shadows Die Twice

¿Lo mejor de 2019?

La fama que ha conseguido From Software estos últimos años debido a sus juegos y al genio detrás de ellos, Hidetaka Miyazaki, ha hecho que nuestras expectaciones con Sekiro: Shadows Die Twice estuviesen por las nubes.

Literalmente, por las nubes

Como sabemos que no hemos sido los únicos con tantas ganas de este título, y hemos podido jugar ya una cantidad insana de horas para lo poco que lleva en el mercado, os traemos hoy nuestras primeras impresiones, previas a un análisis que con el tiempo llegará.

Sin más dilación, vayamos parte por parte sobre que nos está pareciendo el juego y cómo de diferente es de los anteriores juegos del estudio.

Un desarrollo que atrapa

Para empezar, el juego toma lugar en el siglo XVI, a finales del periodo Sengoku, un periodo marcado por el agitamiento del pueblo, multitud de líos políticos y un conflicto militar constante. Nosotros encarnamos la piel de un ninja, también dicho, y como nos referiremos a él, shinobi, que sirve al clan Ashina, y que perdió su brazo, por lo que ahora emplea una prótesis muy funcional, como ya veremos.

Esto ya es una novedad respecto a otras entregas de From Software, pues no habían vuelto al antiguo Japón desde sus juegos de Tenchu, y Miyazaki no había usado su fórmula sobre esta localización. Además, todo se toma desde una perspectiva mucho más enfocada a contar una historia, la de una persona, nuestro shinobi protagonista, que a la de un cazador cualquiera de bestias, como en Bloodborne, o a un no muerto elegido, como en la saga Souls.

Nuestro protagonista está definido desde el principio, tanto su aspecto, como el cómo peleará y cómo es, ya que en esta entrega, algo que llama mucho la atención es como se ha apostado por una narrativa menos críptica, que nos presenta más abiertamente a los personajes y un mundo mucho menos enrevesado y fácil de comprender. Eso sí, cuando digo fácil de comprender no esperéis que venga todo en bandeja de plata, desde luego los misterios abundan en la entrega, y un jugador que no lea las descripciones de los objetos y espíe las conversaciones de los enemigos, no será capaz de entender qué estará sucediendo plenamente.

Como una sombra

Y mencionando el espiar, una característica de los ninjas que han sabido introducir perfectamente en el juego es el sigilo, y lo mejor de todo, es que lo han introducido de una manera que no molesta en absoluto a los jugadores que prefieran utilizar la fuerza bruta e ir a por todo.

No emplear el sigilo en algunas ocasiones es una buena tontería.

Pero siendo realistas, tal y como están diseñados los niveles, no emplear el sigilo en algunas ocasiones es una buena tontería. Encima, para sentirnos como verdaderos shinobi, el juego está lleno de ramas y ganchos a los cuales nos podemos enganchar con un arpeo, y convertirnos en Spider-Man lo que consigue que los escenarios sean completamente explorables y da infinitas posibilidades al jugador sobre cómo quiere afrontar la situación y cómo continuará explorando el increíble mundo que nos trae Miyazaki.

Como en Dark Souls, tenemos un mundo interconectado totalmente, y eso sí, esta vez tenemos viaje rápido desde el principio. Tenemos multitud de zonas completamente diferentes, ambientadas a la perfección en ese Japón de la era Sengoku que ya hemos mencionado, y algo que nos ha impresionado por ahora, es el cómo varía el mundo dependiendo de la iluminación y el clima. Los gráficos, pese a no ser punteros, son bastante buenos, y como viene siendo habitual, tampoco hace falta más, ya que el juego entra perfectamente por los ojos gracias a su diseño artístico.

¡PELEA!

Respecto al combate y la dificultad del juego, los medios venían informando de que encontraríamos algo duro, complicado, y bastante alejado de los Souls, y en efecto, eso es lo que hemos tenido.

El combate conserva la misma esencia, algo difícil, complicado, pero para nada imposible. Un combate balanceado, preciso, y lleno de múltiples opciones gracias a las prótesis.

Tras varias horas de juego, al fin domino más o menos el combate, así que os diré cuales son los puntos sobre los que me he dado cuenta que el juego cambia mucho respecto a los Souls, para intentar ayudaros en esas primeras horas que se pueden hacer extremadamente complicadas.

Mini guía para ser inmortal en Sekiro:

Lo primero es que tenéis que reducir el número de esquivas que hacéis. Se que muchos de los que vayáis a jugar a este Sekiro, habéis jugado a otros juegos de la saga Souls y a Bloodborne, y tenemos la costumbre de «rodar» al ver un ataque y contraatacar poco después. En Sekiro, esto ya no funciona. Muchas veces nos llevaremos golpes si esquivamos continuamente, y es que los enemigos han sido programados para humillar a aquellos jugadores que abusen de la esquiva.

En lugar de esquivar, ahora tenemos la guardia, que funciona como un gran escudo

Lo que realmente debemos aprender a hacer en el juego, es quedarnos quietos y estudiar los golpes del enemigo. En lugar de esquivar, ahora tenemos la guardia, que funciona como un gran escudo, bloqueando completamente el daño, y esta debe ser a partir de ahora nuestra herramienta defensiva fundamental.

Las esquivas y los saltos es mejor guardárselos para cuando los enemigos realicen un ataque con kanji (un tipo de ataque que no podemos detener con la guardia) y saber emplearlos para bajar la postura del enemigo, pero esto es algo que mejor debéis descubrir por vuestra cuenta, el cómo timear estos movimientos es clave para poder avanzar en el juego.

Otro en lo que tuve que mejorar bastante es en el uso de la prótesis. Al principio no tenemos ninguna, pero tras terminar la zona de Hacienda Hirata ya tenemos hasta 5, depende de las que hayáis encontrado. Las prótesis son un arsenal muy potente y os abre muchísimas oportunidades de cara al combate,. Os invito a que probéis todas esas locuras que se os pasen por vuestras cabezas, y así es como conseguiréis mejorar mucho la faceta ofensiva.

Banda sonora de lujo

Respecto a la música, poco hay que decir, últimamente todo juego con un presupuesto elevado trae una banda sonora original excelente, y Sekiro no es la excepción. Tan solo puedo destacar que si estamos suficientemente pendientes de lo que suena, podemos entender mejor la situación en la que se encuentra nuestro personaje y que deberíamos hacer, si combatir, escondernos, seguir con el sigilo, luchar contra un jefe…

Un largo camino por delante

En resumidas cuentas, aún nos queda un largo camino por delante, pero las sensaciones son excelentes. Todo se siente como un juego nuevo, que logra transportarnos a esos momentos cuando éramos completos novatos en los Souls y a cada jefe que vencíamos explotábamos en euforia. Una gran renovación por parte de From Software que logra destacar por encima de todos esos juegos que quieren imitar la magia que nos trajo Miyazaki.

Miembros activos recientemente

Foto del perfil de Iggykimi
Foto del perfil de Warclimb
Foto del perfil de Samsk
Foto del perfil de Lainey
Foto del perfil de Seto
Foto del perfil de FancySilence
Foto del perfil de TedHot
Foto del perfil de fonte
Foto del perfil de SzaboESP

Quién está en línea

En este momento no hay usuarios online

Últimas actualizaciones

Hi, very nice website, cheers!
——————————————————

¿Como se hace un articulo en este foro?

ho,la

Estrenamos diseño! Por ahora todo va bien… excepto la sección de usuarios, voy a trabajar en ello para que se quede perfecto :D

Más artículos
Mis niveles de Mario Maker 1 en Mario Maker 2

¡Sorpresa! Esta web usa cookies. Puedes clickar en Aceptar o continuar navegando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar