Retroreview: The Legend of Zelda Twilight Princess

Hace unos meses, en una de esas maravillosas noches en las que no tienes muy claro qué hacer, estuve debatiendo con un colega sobre qué “Zelda” es el mejor dentro de la historia de Nintendo. Obviamente, elegí el Ocarina of Time. Pero, (¡oh, sorpresa!) el contrario eligió el Twilight Princess. “¡Serás sacrílego! Pero, pero, pero…¿cómo no puedes apreciar la maravilla que es el Ocarina?” Por supuesto, su respuesta fue la misma, ¿cómo podía decir que el Twilight no me convencía? La épica batalla no terminó (of course) pero me dejó con la duda: “oye, ¿y si resulta que no está tan mal?” He de admitir que, por aquel entonces, el Twilight lo había jugado poquito y no había llegado a engancharme. Pero decidí ponerme a ello. He aquí el resultado.

zelda1

Comenzamos en una pequeña aldea llamada Ordon, donde un joven “insert original name here” vive feliz, trabajando como pastor. Un día, le encomiendan partir hacia el castillo de Hyrule para entregar la Espada y Escudo de Ordon como regalo a la familia real. Pero unos orcos atacan la región y se llevan consigo a los niños y a la yegua Epona. Cuando Primor (sí, lo llamé así) va en su búsqueda, se tropieza con un muro grande y extraño. De repente, una mano oscura aparece y le arrastra dentro. Primor se desmaya. Cuando despierta, se encuentra encerrado en una mazmorra, en un mundo extraño y, (¡alucina!) convertido en lobo. Dentro de la celda, conoces a Midna, la guía dentro de este juego (no, no hay Navy, ni Ciela, ni Taya). En este caso, Midna no es un hada, es una criatura de la raza Twili, habitantes del Crepúsculo o Reino de las Sombras. Gracias a ella, consigues salir de la mazmorra e ir en busca de la Princesa Zelda. Es entonces cuando descubres que un ser malvado, llamado Zant, ha conquistado el Reino de la Luz, obligando a Zelda a rendirse y cubriendo el mundo de sombras. Por supuesto, serás el héroe encargado de devolver la luz al mundo.

182671-wp_wii_zeldatwilightprincess_002_1024

Hasta aquí puedo hablar del argumento (por no spoilear). Básicamente la dinámica es parecida al resto de Zeldas: puzzles, mazmorras, monstruo final e historias paralelas.

Tras terminar el juego, he de admitir que consiguió encandilarme. Hay claras referencias al Ocarina (al menos, me recordó a él en múltiples ocasiones) pero la historia y los personajes nuevos me hicieron disfrutar mucho (aunque habría evitado el hipnótico escote de Thelma). La historia es muy buena, bien hilada e, incluso, algunas de las subtramas consiguen unirse con la primera, lo que le da color. El mundo de las sombras está muy logrado, dando un toque futurista y tétrico al escenario fantástico y medieval al que estamos acostumbrados.

Las mazmorras me resultaron, en ocasiones, bastante complicadas. En esos momentos de tensión no tuve más remedio que usar la guía (Truco: mirad a todos lados). ¿Mis preferidas? El Patíbulo del Desierto y las Ruinas de Pico Nevado. La primera, tal vez porque su dinámica era prácticamente parecida al Templo del Bosque del Ocarina (¡a cazar Poes!). En cuanto a la segunda, no esperaba que una mansión habitada por dos yetis pudiera convertirse en mazmorra, muy original.

Uno de los aspectos que menos me han gustado de este juego han sido los jefes finales. No, los jefes ridículos no funcionan. No, si la canción es de mofa…tampoco. En teoría los jefes deberían imponer, dar miedo, darte ganas de matarlos. Sí, el primero puede ser gracioso, pero en el fondo te cargas a un buen jefe. Aún recuerdo con horror el subjefe del Templo del Bosque, Ukku, un babuino al que debes pegar en el culo para vencerle. Sí, en un enorme culo rosa. Y esto aún podría tolerarlo pero, por favor, no te cargues a uno de los jefes más importantes del juego. Cuando llegué a Zant, me entraron más ganas de darle una colleja que de matarlo. ¿Qué son esos grititos? ¡Deberías ser chungo! Pero no os preocupéis, la batalla final lo merece, prometido.

2-1422616933

En resumen, buena trama, mazmorras que te hacen pensar, nuevos personajes imprescindibles, una nueva visión de Hyrule (me decanto por el Poblado Olvidado, antigua ciudad Sheika, transformada en la típica ciudad del Salvaje Oeste, el lago Hylia y el Dominio Zora), una banda sonora en la que se mezclan antiguos temas (Lost Woods) con nuevos (Midna´s Lament), objetos renovados (amor eterno al Aerodisco) y un final nada decepcionante.

zelda4

Hoy, 4 de marzo, Nintendo lanzará a la venta la edición HD para Wii U del Twilight que logró hacerse un hueco importante en la historia del videojuego.

 

@w0nika

 

Miembros activos recientemente

Foto del perfil de Iggykimi
Foto del perfil de Samsk
Foto del perfil de TedHot
Foto del perfil de Warclimb
Foto del perfil de FancySilence
Foto del perfil de fonte
Foto del perfil de SzaboESP

Quién está en línea

No hay usuarios activos

Últimas actualizaciones

¿Como se hace un articulo en este foro?

ho,la

Estrenamos diseño! Por ahora todo va bien… excepto la sección de usuarios, voy a trabajar en ello para que se quede perfecto :D

Más artículos
Analizando Dunkerque (La película)

¡Sorpresa! Esta web usa cookies. Puedes clickar en Aceptar o continuar navegando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar