Pulp Fiction

(Pulp Fiction), 1994

pulp.jpgDirector: Quentin Tarantino;
Guión: Quentin Tarantino y Roger Avary;
Fotografía: Andrzej Sekula;
Montaje: Sally Menke;
Producción: Miramax Films;
Intérpretes: John Travolta
-Samuel L. Jackson
-Uma Thurman
-Bruce Willis
-Tim Roth
-Amanda Plummer
-Maria de Medeiros
-Ving Rhames
-Eric Stoltz
-Rosanna Arquette
-Christopher Walken
-Quentin Tarantino
-Harvey Keitel

EE.UU., 153 minutos.

Oscar Mejor Guión Original

Palma de Oro Festival de Cannes

¡Y cómo alguno de vosotros, jodidos capullos, se mueva, me cago en la leche, me pienso cargar hasta el último de vosotros!

431245048_bc010de170.jpg

Aprovechando que dentro de poco saldrá al mercado el DVD de la última película de Quentin Tarantino, la divertida pero intrascendente Death Proof, parece la ocasión idónea para recordar la película que encumbró a su creador como uno de los más grandes directores modernos. Se trata de Pulp Fiction, el film con el que Tarantino se llevó no sólo su único Oscar, sino la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1994. Es la segunda película de su realizador, después de la sorpresa internacional que supuso la genial Reservoir Dogs. Si ésta desveló en 1992 a un director de extraordinario talento para los diálogos (memorable el diálogo inicial del film, la discusión sobre Madonna y su “Like a Virgen”), capaz de aportar una nueva mirada y enfoque al cine negro, y de indudable cultura cinematográfica (aunque, eso sí, forjada en los videoclubs, y a través de mucha, mucha, pero que mucha Serie B e incluso Z), Pulp Fiction confirmó todas las esperanzas abiertas, y las agrandaba aún más, con un film poderoso, casi épico, mezcla de cine negro, comedia, thriller, creando una amalgama que ahora mismo sólo se puede definir como el género Tarantino, inclasificable y único (aunque tenga un interesantísimo aprendiz inglés en Guy Ritchie, director de las excelentes Snatch, cerdos y diamantes y Lock & Stock). No discutiré sobre qué película me parece mejor, si Reservoir Dogs o la que nos ocupa. Me parece una discusión absurda, allá cada cual con sus gustos. Ambas son muy diferentes, ambas extraordinarias, y desde luego, mucho mejores que la posterior y breve filmografía tarantiniana: Jackie Brown no me gusta, Kill Bill es un prodigio de dirección, amén de un film muy divertido y, sobre todo en el Volumen 2, emocionante y soberbio, aunque no deja de ser algo intrascendente; y Death Proof carece de valor sin su hermana gemela, el Planet Terror de Robert Rodriguez, pues ambas conforman ese experimento, mutilado en nuestro país, llamado Grindhouse. Así, puestos a elegir entre su filmografía posterior a 1994, me quedo con el episodio que dirigió para la divertidísima Four Rooms, sencillamente genial.

1117894651_2fecf3560a.jpg

Estamos sin duda ante una de las últimas obras maestras del siglo XX, y también uno de sus filmes más originales. Esta originalidad viene sobre todo, en la linealidad de la historia, rota en cuantos más fragmentos mejor, algo típico de Tarantino, y que en Kill Bill alcanza la cumbre. La historia no es sólo no lineal, sino que tampoco se sirve de flashbacks o flashforwards, sino que es un auténtico caos, o mejor dicho un aparente caos, pues realmente todo está pensado. El guión, obra del propio Tarantino junto con Roger Avary (director de la interesante Las reglas del juego y guionista de la reciente Beowulf), se divide en cuatro partes bien diferenciadas. Un prólogo, que muestra el inicio del atraco a un restaurante por los personajes de Amanda Plummer y Tim Roth, el capítulo llamado Vincent Vega y la esposa de Marcellus Wallace, al que le sigue El reloj de oro, La situación con Bonnie, y un epílogo. Así, el primer capítulo comienza antes que el prólogo, luego se sitúa horas después; el segundo comienza apenas unos días después, el tercero regresa a la primera parte del primer capítulo, finaliza justo donde ha comenzado la película. ¿Claro? No, ya lo sé, pero tanto da. Cada una de ellas está llena diálogos magníficos (mítica ya la conversación entre los mafiosos Vincent Vega y Jules Winnfield, John Travolta y Samuel L. Jackson, en el coche, sobre las pequeñas diferencias entre Estados Unidos y Europa: “¿Sabes cómo llaman en Europa al cuarto de libra con queso?”, “¿ No lo llaman cuarto de libra con queso?”, “Ellos usan el sistema métrico, no saben qué coño es un cuarto de libra”), escenas estupendas (el cara a cara entre Travolta y Uma Thurman en el restaurante de los años 50), y momentos antológicos (el baile, imitado ya hasta la saciedad). El segundo episodio cuenta con un maravilloso Bruce Willis, y es el más violento de todos, también muy recordado, por la crudeza de la pelea entre éste y Ving Rhames, o las impactantes escenas de violación posteriores. Pero eso sí, todo con una comicidad extraordinaria. El tercer capítulo nos devuelve a los dos mafiosos allá donde los dejamos, acaso el más delirante de todos, para acabar en la cafetería que Plummer y Roth atracan al comienzo del film. La narración es, sencillamente, perfecta, y toda ella encaja como un reloj, demostrando no sólo las estupendas historias diferentes creadas por Tarantino y Avary, cuya única relación son los personajes que las protagonizan, sino la perfección con las que el primero juega con ellas (y con el espectador) para entregarnos un gran film que en ningún momento de sus dos horas y media (casi tres en la edición especial de DVD que sólo se encuentra en América) se hace larga.

1849083697_590cf019d4.jpg

El reparto que consiguió reunir Tarantino es impecable. Junto a un resucitado John Travolta (a quien el director homenajeó concediéndole ese baile-recuerdo de los tiempos de Fiebre del sábado noche) y un extraordinario Samuel L. Jackson, como el mafioso Jules, que antes de ejecutar a sus víctimas les recita un pasaje de la Biblia, encontramos a Uma Thurman (musa de Tarantino: observen el fetichismo de éste por sus pies, tan claramente expuesto tanto en este film como en Kill Bill), el ya mencionado Bruce Willis, Christopher Walken (quien tiene a su cargo un monólogo extraordinario, el que abre El reloj de oro, y donde cuenta cómo llevó el reloj de su amigo metido en el culo media guerra de Vietnam), Tim Roth y Harvey Keitel (los cuales ya habían trabajado con Tarantino en Reservoir Dogs), éste último en el mítico papel del Sr. Lobo, elegante resuelve problemas, educado, contundente, y cínico (“Está bien, pero no empecemos a chuparnos las pollas todavía”).

1849083135_40bdeb4e54.jpg

Tarantino demostró ya un total dominio de la puesta en escena (el trávelling que sigue a Travolta y Thurman por el JacksRabbit Slim´s, o el que acompaña a Willis a través de varios descampados; las escenas del restaurante, con la cámara siempre muy bien colocada), y un talento especial para jugar con la música (desde los títulos iniciales), además de confirmarse como uno de los más grandes dialoguistas del cine (las dilatadas y extensas conversaciones entre Vincent y Jules; los monólogos de Ving Rhames y Christopher Walken; todas y cada una delas frases de Harvey Keitel; el cara a cara entre Jackson y Roth). Todo ello ha contribuido a que no sea exagerado hablar del Sello Tarantino. Todo el film es un gran divertimento, una comedia violenta y gamberra, una amalgama y ruptura, todo junto, del cine negro, y un sentido homenaje de su creador a todos los cómics, historietas de detectives (la revista Black Mask, primer título pensado para la película), con las que se crió.

1849906276_594456218c.jpg

Así, a la espera de que Tarantino se preste a ofrecernos algo más que vacuidades muy bien rodadas, siempre nos quedará ver esta maravilla que es Pulp Fiction.

Miembros activos recientemente

Foto del perfil de Warclimb
Foto del perfil de Samsk
Foto del perfil de Iggykimi
Foto del perfil de Emirates73
Foto del perfil de Lainey
Foto del perfil de Seto
Foto del perfil de FancySilence
Foto del perfil de TedHot
Foto del perfil de fonte
Foto del perfil de SzaboESP

Quién está en línea

En este momento no hay usuarios online

Últimas actualizaciones

Hi, very nice website, cheers!
——————————————————

¿Como se hace un articulo en este foro?

ho,la

Estrenamos diseño! Por ahora todo va bien… excepto la sección de usuarios, voy a trabajar en ello para que se quede perfecto :D

Más artículos
Sonic el Erizo: de icono mundial a meme de la deepweb

¡Sorpresa! Esta web usa cookies. Puedes clickar en Aceptar o continuar navegando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar